viernes, 8 de junio de 2012

Me dijeron que para enamorarla tenía que hacerla reir. Pero cada vez que reía terminaba enamorándome yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario