viernes, 6 de abril de 2012


Pareces haber olvidado la lección más importante, la más difícil de aprender, la que solo entra con sangre, la crucial.
¿Cuál?
No te enamores nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario