sábado, 5 de noviembre de 2011

Nosotras putas, y ellos unos cabronazos

Ya no importa que se enamoren locamente, y me dejen al poco después a favor de otra más guapita. Yo tampoco sería capaz de soportarme, sí, me importa una mierda lo que ellos hagan. La mayoría no saben una mierda de las heridas, y la mitad no saben acabar de lamer con el suficiente tacto para que se cierren definitivamente. Porque debería de importarme. Y sí, claro que he amado más de 20 días y no me he podido quitar a alguien de la cabeza, ni he podido comer, ni dormir, y me he drogado, y he salido sólo para sentirme menos inútil. Yo a eso le llamo sentir, sentir al límite de cada exceso. Lo haré, caeré, y lloraré, y me enfadaré. Pero siempre volveré arriba, a reinventarme para poder volver a empezar, engañándome o no, a excitarme con todas las pequeñas cosas que hacen que la vida cobre sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario