viernes, 25 de noviembre de 2011

Es cuestión más que nada, de tiempo

Continuamente superamos cosas, pero no las olvidamos. No desaparecen de un día para otro ni de un año a otro de nuestra mente, solo comenzamos a darle importancia a otras cosas u otras personas que nos van alejando de lo que nos hace daño hasta que por fin un día, logramos que no nos afecten más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario