viernes, 11 de noviembre de 2011

Él no lo sabe, pero hizo temblar el mundo en el primer día... y ni siquiera sabe que si cruza con sus dedos mi espalda hace girar las agujas del reloj en sentido contrario. 
No lo sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario