viernes, 30 de septiembre de 2011

Lo malo de las adicciones es que nunca acaban bien.Llega un momento en el que lo que nos ponía eufóricos, deja de hacerlo y empieza a doler.Dicen que no superas tu adicción hasta que no tocas fondo, pero... cómo sabes que lo has tocado?Porque por mucho que algo te duela, a veces, dejarlo, duele aún más.Y piensas que no, que si te lo propones nunca más lo harás, pero hoy han venido seguidos, y todos de la misma persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario