martes, 7 de junio de 2011


No confíes en alguien que te dijo: te lo juro, que lloró, y luego, te reemplazó sin ningún dolor. Pero recuerda:Quien se va sin ser echado, vuelve sin ser llamado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario