viernes, 4 de febrero de 2011


 
Si es cuestión de confesar: no sé preparar café y no entiendo de fútbol. Creo que alguna vez fui infiel, juego mal hasta al parchís y jamás uso el movil del reloj. Y, para ser más franca, nadie piensa en ti como lo hago yo, aunque te dé lo mismo. Siempre supe que es mejor, cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo. Ya sabrás la situación, aquí todo está peor, pero al menos aún respiro. No tienes que decirlo, no vas a volver. Te conozco bien. Ya buscaré que hacer conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario