sábado, 19 de febrero de 2011


Me llaman loca. Me gusta sacarle la lengua a la gente, me gusta despeinarme aunque me quede mal, me encanta mojarme bajo la lluvia y bailar sin música. Gritar hasta que se me acabe la voz, besar hasta desgastar mis labios, correr como si no hubiera mañana, me encanta saltar y cantar bajo la ducha. Y sobretodo me chifla que me llamen loca. Y es que a veces pienso que si no estuviera loca, no podría salir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario