domingo, 27 de febrero de 2011


Lo que en verdad duele no es que me mintieras, ni que pensaras que realmente iba a creerme todo lo que tu decías. Lo que duele es llegar a pensar que tu palabra valdrá siempre lo mismo que ha valido hoy, es decir, nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario