domingo, 12 de diciembre de 2010

Me gustaba jugar con fuego evitando por los pelos quemarme, pero ahora me doy cuenta de que lo que pasaba es que no apostaba nada, era como jugar a cosa de los demás, ahora que he empezado a apostar no puedo parar y duele demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario