viernes, 10 de diciembre de 2010

Doscientos por hora, a toda hostia, no quiero enterarme de lo que pasa alrededor. Pero, de repente, aparece alguien que te dice que aflojes, y cuando aflojas te das cuenta de las cosas, de las pequeñas cosas que verdaderamente importan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario