viernes, 26 de noviembre de 2010



Hay mucho que callar y mucho que perdonar,

No hay comentarios:

Publicar un comentario