domingo, 3 de octubre de 2010




Que fácil es prometer, decir que las cosas siempre irán bien, que no hay porqué preocuparse o temer a darte la mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario