domingo, 31 de octubre de 2010

Nunca digas "para siempre". Nunca jures, y promete solo aquello que pienses que eres capaz de cumplir. Cada vez que algo te salga mal, no dejes de intentarlo una y otra vez. Y haz como yo, desmuéstrale al mundo que va a tener que ponerse bastante más hijo de puta si quiere ver como te rindes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario